El olvido de la motivación cuando abordamos el bienestar

Todos sabemos lo que queremos: estar sanos física y emocionalmente. Lo difícil es, aun sabiendo cómo desarrollar hábitos sanos, ponernos en ello. A todos nos cuesta levantarnos del sofá y hacer ejercicio, comernos la lechuga en lugar de la rosquilla o acostarnos pronto cuando hay algo interesante que leer o que ver en la televisión. …

Detalles

Respeta las vigas maestras de tu vida

La semana pasada hablé con un amigo que trabaja en una constructora. Curiosamente y debido a unas preguntas técnicas personales, salió el tema de las vigas maestras y me dio qué pensar. Me explico. Él me aleccionaba en que, si pensábamos hacer una modificación en casa, deberíamos respetar estas vigas. Para los que no sean…

Detalles

Las pequeñas cosas que importan

Si lo pensamos tranquilamente, en la mayoría de los casos no son las grandes dificultades ni los desastres o las crisis importantes los que merman nuestras capacidades y nuestras relaciones. Son las pequeñas cosas que, desatendidas en el tiempo, sacan lo peor que llevamos dentro y hacen que nuestras relaciones fracasen. Pongo como ejemplo, el…

Detalles

Decálogo antiestrés: 10 claves

La rutina nos llena de obligaciones que hacen que nos estresemos muchas veces sin darnos cuenta. Si sigues estas pautas, es posible reducirlo para mejorar nuestra salud y bienestar emocional. Realiza 5 comidas al día y respeta los horarios. Sigue una dieta con ingredientes naturales, poco procesados, frescos y de temporada. Mantente hidratado durante la…

Detalles

El “efecto bola de nieve”: toma conciencia de tus pensamientos

Lo que pensamos tiene un impacto directo en cómo nos sentimos y en lo que hacemos, y por lo tanto, en nuestro bienestar personal. Muchas veces no somos conscientes de la rapidez con la que escapan a nuestro control los pensamientos negativos y nuestra inseguridad. En otras ocasiones, lo que ocurre es que cuando nos…

Detalles

Secuestrados por el estrés

Nos hemos acostumbrado al estrés. Nos hemos acostumbrado hasta tal punto, que incluso hemos desarrollado un cierto síndrome de Estocolmo, es decir, muchos de nosotros tenemos una relación de complicidad y un fuerte vínculo afectivo​ con nuestro captor. Sabemos que el estrés aumenta el riesgo de sufrir una isquemia cerebral: una obstrucción del flujo sanguíneo…

Detalles